Cómo domesticar un loro

 

            El loro grande y arisco puede ser un animal peligroso debido a su fuerte pico.  Todos los loros necesitan ejercicio fuera de la jaula, por lo que resulta fundamental domesticarlos, tanto por 1 1 bienestar del animal como por la seguridad de su dueño.  Comience por abrir la puerta de la jaula y ofrecerle un poco de comida .

  Las zanahorias son útiles al principio, si el loro muestra signos de agresividad.  Ofrézcale comida cada día hasta que el loro se sienta lo bastante curioso para abandonar la jaula.  Cuando el pájaro esté acostumbrado a permanecer fuera de la jaula, tome un palo y póngalo cerca del animal.  Al principio, el loro mostrará cierta prevención hacia el palo.  Continúe ofreciéndole comida hasta que pierda el miedo.  Luego, poco a poco, levante el palo y póselo con suavidad contra el pecho del loro, por encima de las patas.  Alce el palo para animar al loro a que se suba a él .

  Asegúrese de que el palo esté apuntando hacia arriba para que el loro no se sienta tentado de encaramarse a su brazo.

 Cómo enseñar a hablar al loro. 

        Los miembros de esta familia de aves destacan por su capacidad para imitar el habla humana.  Nunca se puede estar seguro de que un loro vaya a convertirse en un buen hablador a menos que ya haya demostrado esa capacidad con un dueño anterior.  De no ser así, lo mejor para conseguir que hable es adquirir un ave joven y tenerla como único animal de compañía.  Empiece con un entrenamiento diario breve y con una sola palabra.  Repita la misma lección hasta que el loro haya aprendido esa palabra antes de pasar a otra. ¡Hay loros que sólo hablan cuando su dueño está ausente!

 

Antonio R. Canaricultor